A TRES AÑOS DE LA LEY DE INCLUSIÓN LABORAL

Publicado el 08 de abril de 2021.
Prensa
A TRES AÑOS DE LA LEY DE INCLUSIÓN LABORAL

Raquel Calvarro, Coordinadora Nacional de la Unidad Laboral de Teletón.

Este primero de abril se cumplieron tres años de la puesta en marcha de la ley de inclusión laboral, que ha sido una oportunidad para las personas con discapacidad y también para las empresas.

En Teletón contamos con una Unidad Laboral que se encarga de orientar en las búsquedas de empleo a los pacientes y ex paciente y también a apoyar a las empresas para lograr una colocación exitosa en el proceso de intermediación laboral. Por ejemplo, hacemos talleres de concientización enfocados en los equipos de trabajo donde se incorporará una persona con discapacidad a trabajar, para orientarlos hacia una cultura inclusiva abierta a la diversidad donde lo que cuenten sean las competencias y no las características personales.

Cuando el match se produce entre el postulante y la empresa, todos ganan. Se enriquece culturalmente la organización, potencia el trabajo en equipo, genera nuevos valores dentro de la institución, como la no discriminación; se fomenta la tolerancia y nos damos cuenta que todos somos iguales y tenemos derecho a trabajar, ser autónomos y ser un aporte a la sociedad.

Antes de la implementación de la ley, en el 2016 en Teletón veníamos haciendo 30 colocaciones laborales al año. Mientras que, en el año 2017, cuando se vislumbraba que venía esta ley, doblamos el número cerrando el año con 60 colocaciones. Y cuando se estableció la ley 21.015 en el 2018 pasamos a 120 por cada año, que se repitió en el año siguiente, mostrando resultados efectivos tras la implementación de la ley de inclusión laboral.

Sin embargo, el año 2020 las cifras no fueron tan alentadoras y dada la contingencia mundial y recesión de los empleos por la pandemia, también impactó en las colocaciones de las personas con discapacidad.

La ley 21.015 nació como una oportunidad para las personas con discapacidad y también para las empresas, por lo que esperamos que las instituciones se atrevan y por sobre todo, cumplan con lo que esta indica: que sobre 100 trabajadores se deben considerar entre sus colaboradores el 1% de personas en situación de discapacidad (psd).

Muchas veces las empresas piensan que hacer ajustes en accesibilidad les va a significar un gasto importante, y se equivocan. A veces son pequeños ajustes como en el borde del escritorio, una rampa, una llave monomando, bajar los dispensadores de jabón en el baño, etc. Y no necesariamente son grandes costos.

Cuando hacemos la intermediación no sólo nos fijamos en la accesibilidad del lugar de trabajo, sino que nos fijamos en la cadena de accesibilidad, su trayecto hasta llegar al destino. Considerando por ejemplo el transporte público, si va a ocupar el metro, el autobús, el acceso al edificio, que es muy importante para que la colocación se a real y perdure en el tiempo.

Para nosotros en la Unidad Laboral la rehabilitación termina cuando la psd consigue trabajo, porque ahí comienza su autonomía económica y un segundo paso en su vida, lograr ser feliz y cumplir sus objetivos. En la unidad, en 16 años hemos incorporado a aproximadamente 700 pacientes y ex pacientes en trabajos de todo tipo y nos alegramos cada vez que se concreta un nuevo match.

La 21.015, es una ley que debemos seguir celebrando y empujando a que se cumpla como desafío en la rehabilitación, recordemos que en Chile hay más de dos millones de personas con discapacidad que deben ser incluidos en nuestra sociedad.

 

Comenta esta noticia