Lesión Medular Adquirida

En este caso la lesión de la médula se produce después que esta ya estaba desarrollada, siendo más frecuente en adolescentes y adultos jóvenes. Se pueden distinguir dos tipos de acuerdo al nivel de la lesión: Tetraplejia cuando la lesión se produce en los segmentos cervicales de la médula espinal (C1-C8) y Paraplejia cuando la lesión ocurre debajo de los segmentos cervicales.
El traumatismo es la causa más frecuente pudiendo ser por caída de altura, accidente de tránsito, piqueros, por bala o arma blanca, entre otras. Otras causas son las infecciones, alteraciones vasculares y tumores medulares.

Tratamiento

Actualmente no hay una cura para las lesiones medulares. Si la lesión es parcial hay potencial de recuperación, aunque no siempre es total, y si la lesión es completa, las probabilidades de recuperación son casi nulas. El tratamiento de rehabilitación está enfocado a desarrollar el máximo potencial de la persona en base a sus capacidades remanentes, con el fin de lograr la mayor independencia en las actividades de la vida diaria. Con un manejo adecuado y precoz es posible evitar complicaciones frecuentes: úlcera por presión, infecciones, trombosis venosas, acortamientos musculares, entre otros.

El Instituto Teletón Santiago cuenta con un servicio de hospitalizados al que, ingresan pacientes que presentan una lesión medular reciente, provenientes de diferentes regiones del país. En este servicio un equipo interdisciplinario proporciona atención integral al paciente y a su familia, para abarcar todas las complicaciones médicas, físicas, emocionales y sociales que se provocan en estos casos. Posterior a la hospitalización, son derivados a continuar su proceso de rehabilitación de forma ambulatoria, en sus respectivos Institutos Teletón, hasta que se cumplan los objetivos propuestos inicialmente.

Signos y Síntomas

Luego de producido el daño a nivel medular, los síntomas se presentan por debajo del segmento de la lesión y la severidad de éstos, dependerá de si la médula se lesionó de forma parcial o completa. Dentro de los síntomas se encuentran: falta de fuerza en brazos, tronco y piernas desde leve (paresia) hasta severo (plejia), alteración del tono muscular, generando posiciones anómalas de las articulaciones, que limitan el movimiento y pueden provocar dolor, falta de sensibilidad, pérdida de los deseos y la capacidad de orinar y defecar, produciéndose escapes o retención de orina y heces.

 

Personal de Teletón asistiendo a una chica en su rehabilitación
En rojo, las áreas afectadas por esta condición